narraciones 4


narraciones 4
31. 1. Y también cuando se le pidió que explicara «la fe en la religión», dijo: La estructura de la fe se apoya en cuatro pilares: la paciencia, la creencia, la justicia o equidad y el yihad (guerra santa). (Además aclaró estos cuatro puntos). La paciencia está también apoyada en cuatro pilares: el intenso deseo, el temor, el ascetismo y de la esperanza. Es decir, cualquiera que desee intensamente alcanzar el cielo, disminuirá sus deseos; cualquiera que sea temeroso del infierno, se abstendrá de lo prohibido; y cualquiera que practique el ascetismo, soportará con agrado las dificultades y calamidades de la vida; cualquiera que espera la muerte, se apresurará a hacer el bien tanto y tan rápido como pueda. La creencia también esta apoyada en cuatro pilares: la perspicacia, la comprensión sabia (y de todas las perspectivas) de las verdades, aleccionarse de los sucesos diarios y transitar por el sendero correcto de los antepasados. Entonces aquél que sabiamente vea las realidades encontrará claramente la Sabiduría, y aquél que encuentre claramente la Sabiduría conocerá la lección, y aquél que conozca la lección parece como sí hubiese vivido con los antepasados. Y la justicia también está basada en cuatro pilares: pensamiento profundo, sabiduría profunda y que haya alcanzado la verdad, buen juicio y ser firme en la paciencia. Entonces aquél que pensó bien llegó a la profundidad de la sabiduría, y aquél que llegó a la verdad de la sabiduría bebió del límpido manantial de la religión, y aquél que se volvió paciente no deberá excederse en sus actos y vivirá con buena fama entre los hombres. Y el yihad (guerra santa) está basada en cuatro pilares: aconsejar las buenas acciones y reprobar lo prohibido, la veracidad y la enemistad con los perversos. Entonces cualquiera que aconsejó las buenas acciones es un poderoso soporte para los creyentes, y aquél que reprobó lo prohibido, derrotó a los hipócritas, y aquél que en el campo de batalla luche sinceramente, cumplió con su deber, y aquél que enemiste con los enemigos y enoje por Dios, Dios también se enojará con el enemigo y el día del Juicio Final, Le Dará felicidad.

2. El conocimiento las diferentes infidelidades y dudas: la infidelidad se basa en cuatro pilares: la falsa curiosidad, las disputas y peleas, el desvío de la verdad y la enemistad. Entonces aquél que ande en busca de falsas sospechas y curiosidad no llegó a  la verdad y aquél que anda en busca de disputas y peleas, nunca encontrará la verdad, y aquél se desvió del sendero verdadero, imaginó lo bueno malo y lo malo bueno y se alegró de haberse perdido. Y aquél que enemistó será difícil para él caminar en el sendero de la verdad y sus asuntos se complicarán y salvarlo de los problemas será algo muy dificultoso. Y la duda se divide en cuatro: disputar al hablar, el temor, la vacilación y duda y someterse a los sucesos mundanales. Entonces aquél que tome como costumbre el discutir y disputar nunca saldrá de la oscuridad de las dudas, y aquél que temió por cualquier cosa siempre estará huyendo, y aquél que se encuentre en la vacilación y duda será aplastado bajo los pies de Satán. Y aquél que se entregue a los sucesos, y acepte la perdición de este y el otro mundo, perderá los dos mundos.

32. Y también dijo: El que ha hecho una buena acción es superior a la acción en sí, y el que ha hecho una mala acción, es peor que ella.

33. Y también dijo: Sé generoso pero no derrochador, sé frugal pero no miserable.

34. Y también dijo: Vencer los deseos inmoderados es el mejor tipo de riqueza y fortuna.

35. Y también dijo: Quien es rápido en decir cosas desagradables de otros, rápidamente se transformará en el blanco de su maledicencia.

36. Y también dijo: Quien tiene esperanza inmoderada, perjudica el resultado de su trabajo.

37. Y también cuando Hadrat ‘Ali (P) marcho a la cabeza de su ejercito hacia Sham (Siria actual), al llegar a un pueblo llamado Anbar, los habitantes del lugar bajaron de sus caballos y empezaron a marchar frente a él. ‘Ali (P) pregunto sobre la razón de este extraño proceder, a lo que le respondieron que esa era su costumbre para mostrar su cariño, fidelidad y respeto. ‘Ali (P) respondió: ¡Por Dios! Con su proceder ustedes no hacen un bien a su gobernador, quienquiera que sea, por qué se cansan y fatigan en este mundo y se crean problemas para el otro. Cuan desdichado es ese esfuerzo que perjudica aquí y en el más allá y cuan provechosas son las acciones que los conservan alegres en este mundo y lejos del infierno en el otro.

38. Y también en una ocasión dijo a su hijo el Imam Husain (P): Hijo mío, aprende cuatro cosas de mí y a través de ellas aprenderás cuatro más. Si las conservas en la memoria, tus actuaciones no te perjudicarán.

La riqueza más grande es la sabiduría y el discernimiento; la pobreza más grande es la estupidez y la ignorancia. La peor insociabilidad (aislarse de la sociedad) es la de la vanidad, consentimiento y auto-glorificación. La mejor nobleza de linaje se demuestra en la cortesía y el refinamiento cultural.

Las cuatro cosas siguientes, hijo mío, son: no te hagas amigo de un tonto, porque cuando quiera hacerte el bien te producirá un daño. No te hagas amigo de un avaro, porque huirá de tu lado cuando más lo necesites. No seas amigo de una persona viciosa y malvada porque venderá tu amistad y a ti al más bajo precio. Y no te hagas amigo de un mentiroso, porque al igual que un espejismo, te hará ver como cercanas las cosas que están a gran distancia y las alejadas muy cerca.

39. Y también dijo: Las oraciones discrecionales no pueden brindarte la Alegría de Dios, cuando las oraciones diarias obligatorias son desatendidas.

 

Nombre
E-mail
*texto
Enviar