narraciones 13


narraciones 13
120. CUANDO FUE PREGUNTADO SOBRE LOS DEL QURAISH, ‘ALI (P) RESPONDIÓ:Entre ellos los Bani Makhzum(UNA DE LAS TRIBUS DEL QURAISH)son como las flores perfumadas de los Quraish. Sus hombres son buenos oradores y sus mujeres demuestran ser buenas esposas. Los Bani ‘AbdushShams son muy inteligentes y muy prudentes y se enorgullecen de sus bienes e hijos, por ello son mal pensados y avaros. Y nosotros(LOS BANI HASHIM) somos muy generosos y muy valientes para enfrentar la muerte por la religión. Ellos son más numerosos, desagradables e intrigantes, pero nosotros son más agradables, buenos conversadores y oradores y muy fieles como amigos.

121. Y también dijo: Cuánta diferencia hay entre una acción lejanas, la acción cuyo goce desaparece dejando tras suyo el tormento del dolor y del castigo, y la acción que permite terminar con una injusta opresión o un cruel rigor, que deja tras sí premios y bendiciones celestiales.

122. HADRAT ‘ALI (P) ESTABA ACOMPAÑANDO UN FUNERAL Y MIENTRAS PASABA JUNTO A UN CAMINO ALGUIEN SE RIO SONORAMENTE (LO QUE RESULTA UN SIGNO DE DESCORTESÍA Y FALTA DE CULTURA). AL OÍR ESTA RISA ‘ALI (P) PUNTUALIZO:A algunos de entre nosotros les parece que la muerte se dirige a cualquier otro pero no a ellos, que a los que vemos agonizando alrededor nuestro son solamente viajeros que continúan un viaje y volverán a nosotros. Es triste ver que dentro de un momento los confiaremos a la tierra y de inmediato nos apoderaremos de las cosas que ellos dejaron, como si nosotros nos quedáramos permanentemente en este mundo después de que ellos se fueron. Lo cierto es que nosotros olvidamos los sensatos consejos que se nos dieron, transformándonos en blanco de todas las calamidades.

123. Y también dijo: Las bendiciones son para los hombres que se humillan por sí mismos frente a Dios cuyas fuentes de ingresos son honestas, cuyas intenciones son siempre meritorias, cuya personalidad es noble, cuyos hábitos son sobrios, quienes siempre dan por la causa y en nombre de Dios la riqueza que les queda, quienes controlan su lengua en las conversaciones sin sentido y malignas, quienes se abstienen de la opresión y la tiranía, quienes alegre y fielmente continúan la Tradición del Santo Profeta (BP) y quienes se abstienen de innovar en materia religiosa.

124. Y también dijo: Los celos de la mujer provocan la incredulidad, y los celos del hombre es muestra de su fe.

125. Y también dijo: Te defino el Islam de una manera que nadie ha osado a hacerlo antes que yo. El Islam significa obediencia a Dios, obediencia a Dios, significa tener una fe sincera en Él, tal fe significa creer en Su Poder, la creencia en Su Poder significa reconocer y aceptar Su Majestad, aceptar Su Majestad significa cumplir las obligaciones dejadas por Él y cumplimiento de las obligaciones significa actuar, la acción. (POR TANTO, EL ISLAM NO SIGNIFICA SIMPLEMENTE FE, SINO FE MAS OBRAS).

126. Y también dijo: Cómo me asombra la mentalidad de un miserable: temiendo la pobreza se convierte en un tacaño y así apresuradamente se mete de cabeza en una situación de indigencia; desesperadamente desea la abundancia y la comodidad, pero lo arroja lejos sin comprenderlo. En este mundo, por su propia voluntad lleva una vida de mendigo, y en el otro tendrá que rendir cuentas igual que un millonario.

Cómo me asombra la arrogancia de la persona vanidosa y orgullosa. Ayer solamente era una célula y mañana será un cuerpo muerto. Me asombra el hombre que observa el universo creado por Dios y duda de Él y Su Existencia. Me asombra el hombre que ve a los muertos alrededor suyo y, no obstante, olvida su fin. Me asombra el hombre que comprende la maravilla de la creación original y rechaza aceptar que él será devuelto a la vida otra vez. Me sorprende el hombre que hace un gran esfuerzo para adornar y hacer confortable su lugar de vida mortal y olvida totalmente su morada inmortal.

127. Y también dijo: Quienquiera que no sea diligente en su trabajo sufrirá quebrantos e infortunios. Quienquiera que no dé participación a Dios en su vida y fortuna, después no tendrá lugar alguno en el Reino de Dios.

128. Y también dijo: Sé muy cuidadoso del frío al comenzar el invierno y recíbelo al terminar la estación, porque el invierno se comporta con tu cuerpo exactamente como lo hace con los árboles. Al comienzo del invierno su severidad hace que se marchiten y caigan sus hojas y al finalizar les ayuda a revivir y rejuvenecer.

129. Y también dijo: Si comprendes la Majestad del Señor, entonces no darás ninguna importancia al universo o sus maravillas.



Nombre
E-mail
*texto
Enviar