narraciones 15


narraciones 15
140. Y también dijo:Quien practica la moderación y la sobriedad, nunca será perturbado con la pobreza.

141. Y también dijo: Una de las dos cosas cómodas en la vida es tener pocas esposas e hijos.

142. Y también dijo: La mitad de la sagacidad se utiliza para ganar amigos y simpatizantes.

143. Y también dijo: La aflicción te hará envejecer.

144. Y también dijo: La concesión de paciencia divina está en proporción a la magnitud de la calamidad que estás pasando. Si muestras irritabilidad, enojo y desesperación en las calamidades, entonces tu paciencia y esfuerzo se desperdician.

145. Y también dijo: Muchas personas con sus ayunos no ganan más que hambre y sed. Muchas más con sus rezos nocturnos no ganan más que esforzarse y quedarse sin dormir. Las personas prudentes y sagaces son dignas de encomio, incluso si no ayunan y duermen por la noche.

146. Y también dijo: Defiende tu fe (en Dios) con ayuda de la caridad. Protege tu riqueza con ayuda del azaque. Deja que los rezos te guarden de los desastres y calamidades.

147. KUMAIL IBN ZIYAD DICE QUE UNA VEZ ‘ALI (P) TOMO SU MANDO Y FUERON HACIA EL CEMENTERIO. CUANDO PASO A TRAVÉS DEL MISMO DEJANDO LA CIUDAD ATRÁS, EXHALÓ UN SUSPIRO Y DIJO:

¡Oh, Kumail!, estos espíritus son los receptáculos de los secretos del conocimiento y la sabiduría. El mejor receptáculo es del que uno puede tomar lo mejor, y que lo que tome, lo pueda preservar y proteger de la mejor manera. Por tanto, recuerda cuidadosamente lo que te estoy diciendo:

Recuerda que hay tres tipos de gente: un tipo es la gente instruida, que está altamente versada en la ética de la verdad y la filosofía de la religión. Un segundo tipo es la que está adquiriendo el conocimiento antedicho. Y el tercero pertenece a la gente sin instrucción, que sigue a todos los hipócritas y todas las consignas; no han querido conocimiento ni obtenido el respaldo que dan las convicciones firmes y racionales.

Recuerda Kumail, el conocimiento es mejor y superior a la riqueza, porque te protege. Las riquezas las tienes que guardar porque decrecen si las gastas continuamente, mientras que el conocimiento aumenta cuanto más lo usas. Lo que basas solamente en la riqueza, desaparece tan pronto como ella desaparece, pero lo que logres a través del conocimiento, permanecerá inclusive después de ti.(LA CIENCIA, LA FILOSOFÍA Y LAS ARTES, ESTAN AUN EN ESTE MUNDO A TRAVÉS DE LOS CIENTÍFICOS, FILÓSOFOS Y ARTISTAS MUERTOS HACE MILES DE AÑOS).

¡Oh, Kumail!, el conocimiento es poder y él puede merecer obediencia y darte seguidores. Un hombre instruido puede conseguir que la gente le obedezca y le siga mientras vive. Y será alabado y venerado después de su muerte. Recuerda que el conocimiento es quien gobierna y la riqueza su subordinada.

¡Oh, Kumail!, quienes acumulan riquezas aunque estén con vida, están muertos frente a la realidad de la vida. Y los que acumulan conocimientos permanecerán vivos a través de sus conocimientos y sabiduría aun después de su muerte, aunque sus rostros desaparezcan de la comunidad de seres vivientes, porque sus ideas, el conocimiento que han dejado tras de sí, así como también su memoria permanecerán en el pensamiento de los hombres.

KUMAIL DICE QUE DESPUÉS DE ESTA BREVE DISERTACIÓN, ‘ALI (P) SEÑALANDO SU CORAZÓN Y DIJO:

¡Oh, Kumail!, aquí tengo abundantes tesoros del conocimiento. Deseo encontrar a alguien que los comparta conmigo.

Sí, he encontrado a dos, pero uno de ellos, aunque realmente inteligente, era sin embargo poco fiable. Vendería su salvación por aferrarse al mundo y sus placeres. Usaría la religión como pretexto para hacerse de riquezas y poder mundanal. Haría que estas Bendiciones de Dios le sirvieran para tener la supremacía y el control sobre los amigos de Dios y, por medio del conocimiento, explotaría y oprimiría a otros seres humanos.

La otra persona aparentemente obedeció la verdad y el conocimiento, sin embargo su espíritu no ha alcanzado la verdadera luz de la religión. Frente a la menor duda o ambigüedad se volvería receloso de la verdad, desconfiado de la religión y se precipitaría hacia el escepticismo. De esta forma, ninguno de ellos era capaz de adquirir el conocimiento superior que yo puedo impartir.

Además de estos dos, encontré a otras dos personas, una de las cuales era esclava de sí misma y ávida de lujuria. Los deseos inmoderados podían arrastrarla lejos del sendero de la religión. La otra era codiciosa y miserable avara, que arriesgaría su vida por apoderarse y aferrarse a la riqueza. Ninguna de ellas serviría ni a la religión ni al hombre. Ambas se asemejan a las bestias deseosas de alimentos y procreación. Si la sensata administración del conocimiento y la sabiduría desaparece totalmente de la sociedad humana, entonces tanto el conocimiento como la sabiduría sufrirán severamente, podrán perjudicar a la humanidad e incluso podrán aniquilarla.

Pero esta tierra nunca estará sin esas personas que demostrarán la universalidad de la verdad revelada por el Señor. Pueden ser personas bien conocidas que abiertamente y sin temor declaran las cosas reveladas a ellos, o pueden, debido al temor de sufrir perjuicios, daños o la muerte, ocultarse a la atención pública, continuando su misión reservadamente de modo que las razones que demuestran la realidad de la verdad tan proclamada por la religión y tan demostrada por Sus Apóstoles, no puedan desaparecer total mente. ¿Cuántos son ellos y dónde pueden ser hallados? ¡Juro por Dios que son pocos en número pero sus méritos y categoría frente a Dios son muy elevados!

A través de ellos el Señor preserva Sus Enseñanzas, para que cuando se vayan, puedan entregar estas verdades a personas como ellos. El conocimiento que han adquirido les ha hecho ver la realidad y la verdad, imbuyéndolos en el espíritu de la Fe y la confianza. Esos deberes, que a la gente indolente y despreocupada le parecen tan duros e insufribles, ellos los consideran sencillos y soportables. Se sienten felices en compañía de las cosas que asustan a los ignorantes. Viven en este mundo como cualquier otra persona, pero sus almas se elevan a las alturas de la eminencia celestial. Son delegados de Dios en la tierra e invitan a la gente a que se dirijan hacia Él. ¡Cómo querría reunirlos! ¡Oh, Kumail! Te he dicho todo lo que tenía que decirte. Puedes volver a tu sitio cuando quieras.

KUMAIL FUE UNO DE LOS COMPAÑEROS FAVORITOS DE HADRAT ‘ALI (P) Y UN MUSULMÁN PIADOSO E INSTRUIDO. EN EL AÑO 83 (H.) Y A LA EDAD DE 90 AÑOS FUE ASESINADO POR HUYAY IBN YUSUF-I-SAQAFI.

148. Y también dijo: Un hombre puede ser valorado por lo que dice.

149. Y también dijo:Quien no se realiza en sus propias capacidades, está condenado a expresar su fracaso.(TODOS LOS TIPOS DE COMPLEJOS, DE INFERIORIDAD O SUPERIORIDAD, SON DAÑINOS PARA EL SER HUMANO).

150. ALGUIEN PIDIÓ A ‘ALI (P) QUE LE ACONSEJARA A ENCAMINAR UNA VIDA PROVECHOSA Y SOBRIA, LO QUE HIZO ASI:

No estés entre los que quieren alguna recompensa en el otro mundo sin trabajar esforzadamente por ello, entre los que tienen grandes esperanzas aunque continúan posponiendo el arrepentimiento y la penitencia, entre los que hablan como personas piadosas pero corren tras los vicios y placeres.

No estés entre los que no se sienten satisfechos aunque tengan mucho y no están contentos si su suerte con los placeres de la vida no son tantos como quieren (NUNCA ESTÁN SATISFECHOS), entre los que nunca agradecen a Dios por lo que tienen pero continúan reclamando constantemente el aumento de las cosas que se les da. Entre los que aprecian a la buena gente pero no siguen sus pautas de vida. Considera enemigo a los pecadores pero él mismos pertenecen éstos, y teme a la muerte por los pecados que ha realizado. Pero recomienda a los demás los buenos actos. Si enferma, se arrepiente, y si disfruta de salud la pasa disfrutando; cuando goza de salud se vuelve engreído y cuando lo apresan las dificultades se siente desesperanzado; si le llega un sufrimiento solicita ayuda a Dios llorando. Si encuentra la comodidad da la espalda a Dios orgulloso. Su alma concupiscente lo domina.

Se preocupa por aquellos que han pecado menos que él, y está esperanzado más de lo que merece. Si se vuelve acaudalado se vuelve ciego y vanidoso, si se vuelve necesitad, se siente desesperanzado.

Si tienen que trabajar lo hacen perezosa y despreocupadamente, pero si ellos reclaman algo, lo hacen dura e incesantemente.

Entre los que bajo la influencia de ansias inmoderadas cometen sus pecados en una rápida sucesión y continúan posponiendo el arrepentimiento.

Entre los que hacen abandonar las distinguidas características de los musulmanes (LA PACIENCIA, LA ESPERANZA EN ELFUTURO, EL TRABAJO PARA CUBRIR LAS NECESIDADES) a cambio de calamidades y adversidades.

Entre los que aconsejan a la gente con la narración de hechos y situaciones, pero no sacan lecciones para sí mismos.

Entre quienes son buenos para dar sermones pero malos para practicarlos. Por tanto, siempre hablan de obras elevadas pero sus acciones contradicen sus palabras.

Entre los que están ansiosos por adquirir placeres temporales pero son despreocupados y lentos para conseguir los permanentes beneficios celestiales.

Entre los que consideran buenas para ellos las cosas que realmente son nocivas y consideran perjudiciales las que realmente les benefician.

Entre los que temen la muerte pero pierden el tiempo y no hacen buenas acciones antes que la muerte los sorprenda.

Entre los que consideran a los vicios como enormes pecados en otros, pero una falta menor en cuanto les concierne a ellos. De manera similar, le dan una gran importancia a su obediencia a las órdenes de Dios mientras que empequeñecen la misma acción en los demás. Por tanto, hablan a menudo críticamente de los demás y muy grandilocuentemente de sus propias obras.

Entre los que son felices desperdiciando su tiempo en compañía de personas adineradas, gastándolo en vicios y lujurias, pero renuentes a emplearlo para algún propósito provechoso en la compañía de pobres y piadosos.

Entre quienes rápida y libremente hacen juicios de otros pero nunca juzgan sus propias malas acciones.

Entre quienes fuerzan a otros a obedecer a Dios pero ellos nunca le obedecen.

Entre quienes cobran cuidadosamente lo que se les debe, pero nunca pagan sus deudas.

Entre quienes no temen a Su Señor, pero temen a los hombres en el poder.



Nombre
E-mail
*texto
Enviar