narraciones 21


narraciones 21
270.EN LA ÉPOCA DEL CALIFATO DE ‘UMAR SE DIALOGÓ RESPECTO A LA GRAN CANTIDAD DE JOYAS Y ADORNOS QUE HABÍA EN LA KA’BAH. UN GRUPO PROPUSO: “EMPLÉALO EN EL EJÉRCITO DEL ISLAM, LA KA’BAH NO NECESITA DE OROS NI ADORNOS”. CUANDO PREGUNTARON A HADRAT ‘ALÍ (P) A ESTO RESPECTO DIJO: En verdad que el Sagrado Corán fue revelado al Profeta del Islam (BP) cuando las riquezas se dividían en cuatro: las riquezas de los musulmanes que eran dividida según la parte de cada uno de los sobreviviente, y los botines de guerra que eran dados a los necesitados, y el jums (el quinto) que Dios determinó su utilización, y la limosna que Dios mostró los medios de su dádiva.

Mientras que las joyas y adornos de La Ka’bah eran parte de las riquezas que Dios no ordenó nada para ellas, no por olvido ni tampoco por no haberlas visto. Tú déjalas también tal y como están, al igual que Dios y Su Profeta las dejaron en ese estado.

‘UMAR DIJO: “SI TÚ NO ESTUVIESES ME HUBIESE DESACREDITADO PÚBLICAMENTE”. Y DEJÓ LOS ADORNOS EN LA KA’BAH.

271.TRAJERON A DOS LADRONES ANTE HADRAT ‘ALÍ (P) QUE HABÍAN ROBADO DEL TESORO PÚBLICO, UNO DE ELLOS ERA ESCLAVO DE UNA PERSONA Y EL OTRO ESCLAVO DE BAITUL MAL. HADRAT ‘ALÍ (P) DIJO: Para el esclavo de Baitul Mal (tesoro público del gobierno) no hay castigo, ya que él mismo es parte del Baitul Mal y tomó algo de Baitul Mal. Pero para el otro esclavo deberá ser impuesto fuertemente el castigo.

272.Y también dijo:En caso de que salga victorioso poderosamente de estas conspiraciones y deslices, surgirán muchos cambios.

273.Y también dijo: ¡Estén seguros! Dios no otorgará a Su siervo más de aquello que fue prometido por las Palabras Divinas (ha sido interpretado como Corán, Sabiduría Divina o LauhMahfuz). a pesar de que actúe con política, se esfuerce severamente y sea activo en planear Y entre los siervos recibirá aquello que le fue destinado por las Palabras Divinas, aunque sea débil y no actúa con destreza. Aquél que entienda y ponga en práctica esta verdad, gozará de más tranquilidad entre los hombres, recibiendo una mayor ganancia. Y aquél que la rechace y dude de ésta, se verá envuelto en mayores dificultades y sufrirá más pérdidas que la demás gente; es por ello que muchas veces Dios lo deja al olvido con Sus Favores otorgados (dirigiéndose así hacia la perdición), viéndose así atrapado por el castigo. Y muchas otras el siervo a través de las dificultades es examinado y se forma. Entonces ¡oh, tú que te ves agraciado con estas palabras! Incrementa tu agradecimiento hacia Dios, deja de apresurarte fuera de lugar y siéntete satisfecho con lo que se te ha destinado.

274.Y también dijo: No supongas que tu sabiduría es ignorancia ni que tu seguridad es duda e inseguridad, entonces en cualquier momento que sepas actúa y cuando llegaste a la seguridad, procede.

275.Y también dijo: La codicia lleva hacia la perdición y no salva, tampoco es fiel hacia aquello que asegura. Muchas veces aquél que bebe agua antes de saciarse lo ahoga; y el valor de aquello por lo cuál rivaliza, mientras sea más (su valor) será más triste su pérdida; y los deseos cegarán los ojos de la perspicacia, y llegará a él sin necesidad de buscarlo aquello que ha sido destinado como su sustento.

276.Y también dijo: ¡Dios mío, me refugio en Ti! De que mi exterior ante los ojos de la gente sea bello, y mi interior feo (por aquello que oculto y Tú sabes), y quiera atraer a las gentes con mis actos y comportamiento que Tu conoces, y mi exterior lo muestre bello y me presente ante Ti con los actos malos que han deformado mi interior, solo para acercarme hacia Tus siervos mientras que me alejaba de Tu Satisfacción.

277.Hadrat ‘Alí (P) juramentaba de la siguiente forma: ¡Juro por Dios, que con Su Poder pasamos la noche oscura, que luego de ésta le seguía el día luminoso, no fue así o asá!

278.Y también dijo: Un acto pequeño pero constante, es más anhelante que aquel gran acto que te agota.

279.Y también dijo: Dejen a un lado los actos preferibles cada vez que éstos dañen a los actos obligatorios.

280.Y también dijo: Aquél que piense constantemente en el largo viaje hacia la otra vida, se prepara.

281.Y también dijo: Pensar no es lo mismo que ver ya que algunas veces los ojos mienten, pero aquél que pide consejo a su intelecto, éste no lo traiciona.

282.Y también dijo: Existe una cortina de orgullo y engreimiento entre ustedes y la aceptación de los consejos.

283.RESPECTO A LAS CAUSAS DE LA CAÍDA DE LA SOCIEDAD DIJO: Vuestros ignorantes se esfuerzan, y vuestros cultos son indolentes y descuidados.

284. Y también dijo: La sabiduría ha cerrado el camino de la excusa para los que pretextan.

285. Y también dijo: Para aquellos que ha terminado su tiempo solicitan tiempo, y aquellos que tienen tiempo son negligentes.

286. Y también dijo: La gente no ha llamado “bueno” a nada, a menos que el tiempo y destino hayan preparado para él un mal día.

287. RESPECTO A ENTENDER EL DECRETO DIVINO. PREGUNTARON A HADRAT ‘ALÍ (P) RESPECTO AL DESTINO DIJO: Es un camino oscuro, no lo transitéis; y es un mar muy profundo, no os introduzcáis en él; y es un Secreto Divino, no os molestéis.

288. Y también dijo: Cada vez que Dios quiere despreciar a uno de Sus siervos, aleja de él la sabiduría.

289. RESPECTO A UN MODELO COMPLETO DE HUMANIDAD DIJO: En el pasado contaba yo con un hermano en religión, quien ante mis ojos era muy valioso. La causa de su grandeza (ante mis ojos) era lo insignificante que representaba el mundo (prohibido) para él. El había dejado a un lado los placeres de los alimentos, pues aquello que no poseía no lo deseaba y cuando lo tenía no se excedía. La mayoría de su vida la pasaba silencioso, pero cuando hablaba (sus palabras) superaban a las de otros (oradores), saciando la sed del preguntador. Aparentemente era débil y necesitado, sin embargo cuando se enfrentaba era serio, al igual que un león de la selva, y se movía al igual que una víbora venenosa del desierto. Únicamente frente al juez expresaba sus razones y no reprochaba a nadie por el acto del cual se disculpaba hasta no escuchar su excusa. No se quejaba de ningún dolor, a menos que se hubiese curado. Realizaba aquello que decía y silenciaba aquello que no hacía. Si sentía que sería derrotado al dialogar, guardaba silencio y con su silencio salía victorioso. Anhelaba más escuchar que hablar. Si se enfrentaba a dos alternativas, analizaba cuál se asemejaba más a la voluptuosidad, entonces se oponía a ésta. Pues adquieran estos hábitos, pónganlos en práctica y rivalicen entre vosotros en su adquisición, y si no pudiesen alcanzar todos éstos, deben saber que conseguir un poco es mejor que perder todo.



Nombre
E-mail
*texto
Enviar